#LibreDeAzúcar: Día 4 de mi reto #21díassinazúcar

Hoy ha sido bastante similar a ayer. Aunque las ganas de chocolate no han aparecido hasta este momento. Hoy retomé el desayuno de granola, yogur y frutas, así que la mañana fue mucho mejor. 

Hay algo que me ha llamado la atención: siento mi digestión algo diferente. Quizás tenga que ver una mayor presencia de frutas en estos días.  Mañana será otro día. Ya veremos. 

*Lección de hoy:  Las cosas ocurren por algo en este momento y no en otro. 

*Recomendación para mañana: Pensar bien las comidas para estos días de feriado. 

*Pendiente: Beber más té. 

Anuncios

#LibreDeAzúcar: Día 3 de mi reto #21díassinazúcar

“El chocolate es la única aroma terapia que necesito”. (Jasmine Heiler) 

Hoy se resume a una cosa: Extraño el chocolate. O Extrañé el chocolate gran parte del día y a esta hora ya no.  Ha sido complicado por cosas varias, pero el azúcar hoy no lo fue. 

De la comida de hoy hay dos cosas que destacar. En el desayuno comí huevos revueltos con un poco de tocino; nunca como tocino, pero se me antojó. Le quité toda la grasa antes de cocinarlo. Todo bien hasta terminar de comer, pues durante una hora me sentí extraña.  No sé bien cómo describirlo.  Extraña en una forma no tan buena.   Esto me llevó a la conclusión de que quiero desayunos más naturales y con menos grasa. 

Y la cena me encantó. En el supermercado conseguí una pasta de quinua, muy baja en grasa y sal y con cero azúcar.  El sabor: estupendo y más con el tomate, cebolla, albahaca, aceitunas, ajo y aceite de oliva con los que la acompañé.  Muy mediterráneo y me dejó muy contenta. La noche terminó con unas frutillas. 

La crisis del chocolate fue algo de la tarde, pero lo superé.  Debo decir que no he sentido lo que leí que suele sucederle a quienes dejan el azúcar, así que tengo la inquietud de si estaré llevando la alimentación adecuada.  Aunque hasta ahora he cumplido lo que tenía previsto.  Mañana será otro día. Ya veremos. 
*Lección de hoy: Un mal día no quiere decir que sea una mala vida. 

*Recomendación para mañana:  Tomar un desayuno más fresco y natural. 

*Pendiente:  Buscar alternativas de desayuno. 

#LibreDeAzúcar: Día 2 de mi reto #21díassinazúcar

 

Granola de quinua y amaranto con yogur, banana, frambuesas y chía: el desayuno de hoy.

“La batalla más difícil la tengo conmigo mismo todos los días”. (Napoleón I)

El final de la tarde fue un poco complicado porque empecé a tener ganas de comer.  No era hambre, solo ansiedad. Y no creo que haya sido por el azúcar en sí, sino por preocupaciones varias. Sin embargo, creo que ha sido un buen día. 

Después del agua, el limón y el jugo, el desayuno de hoy fue la granola de quinua y amaranto que compré ayer, con yogur griego, banana, frambuesas y chía. Realmente, quedé contenta con este desayuno.  A media mañana comí tres huevitos de codorniz. 

En el almuerzo hubo pollo con pasta y vegetales asados (aún debo hacer ajustes en esta comida) y, al terminar comí un durazno.  Horas después, cuando la ansiedad apareció opté por unas nueces, pasas y media banana pequeña, acompañado por una taza de té. 

Como sentía que la ansiedad me estaba molestando busqué distracciones varias y así encontré algunas cuentas de Twitter y páginas web relacionadas con alimentación sin azúcar. Hay una que me pareció bastante llamativa y la compartiré en estos días. 

De pronto, había llegado la noche y me encantó preparar mi cena inspirada en la cocina griega: pollo con hierbas, ensalada y dip de yogur y ajo.  Confieso que al terminar suspiraba por comer chocolate, pero tomé agua y dejé de pensar en ello. 

Ahora escribo esto y pienso que ha sido un buen día. En dos momentos pude haber abandonado este reto, pero no lo hice.  Y eso es bastante para mí.  Mañana será otro día. Ya veremos. 
*Lección de hoy: Respirar y tomar agua ayuda a controlar la ansiedad y retomar el control de las cosas. 

*Recomendación para mañana: Empezar a preparar la cena más temprano. 

*Pendiente: Buscar información sobre las combinaciones de alimentos y alternativas saludables.