#JeSuisCharlie

Nada justifica lo sucedido hoy en París.

2015/01/img_4007.png

Anuncios

Sharon, su muerte, los medios y “la droga de la audiencia”

Un análisis interesante sobre la realidad de estos días a propósito de la muerte de la cantante Sharon y la forma en que los medios de comunicación del Ecuador han trabajado con la noticia.

Rubén Darío Buitrón

Sharon foto II
No hubo medio de comunicación que pudiera escapar a la dictadura de las audiencias: la muerte de la cantante y actriz de televisión ecuatoriana conocida como Sharon, La Hechicera, conmovió a las redes sociales y sus seguidores, la mayoría de sectores populares guayaquileños.
El mismo domingo que se conoció del trágico fallecimiento de la artista, cuyo nombre real era Edith Rosario Bermeo Cisneros, todos los canales de televisión que cuentan con espacios informativos realizaron “flashes informativos” o notas que interrumpían la programación habitual.
En los noticieros nocturnos fue la primera noticia, con amplio despliegue, pero superficial y llena de elucubraciones (sería, podría, habría, tendría).
El morbo por conocer más y más de lo que había ocurrido crecía y los canales de TV, públicos y privados, no podían dejar de complacer ese morbo que cuando se desborda tiene los efectos de un tsunami.
¿Era necesario dar tamaña dimensión a…

Ver la entrada original 1.283 palabras más

La muerte convertida en show

“Para manipular eficazmente a la gente, es necesario hacer creer a todos que nadie los manipula”. (John Kenneth Galbraith)

Este lunes, tal como era previsible, periódicos, noticieros y espacios de farándula  en Ecuador se dedicaron a hablar de la muerte de la cantante popular Sharon, La Hechicera.  Decidí ver un programa llamado Baila la noche, en Canal Uno, estación en la que trabajó la ahora difunta y que encontró en este fallecimiento la llave para cerrar la puerta del buen gusto y el sentido común.

Sigue leyendo

Histeria colectiva. ¿En qué momento perdimos la cordura?

El derecho de uno termina cuando empieza el del otro. 

En la madrugada de ayer en Ecuador falleció una cantante popular y eso ha sido tema de conversación de mucha gente.  Ella, junto con su esposo y el hijo de ambos, iba en la carretera costera y en un confuso hecho fue atropellada, tras haber abandonado el auto que conducía.  Una pérdida lamentable porque -más allá de que no me gustara su música ni estilo- es una madre, una hija, una hermana, una esposa, una amiga, una mujer la que ha muerto.  Lo curioso en todo esto es que hoy han aparecido decenas, cientos y quizás miles de policías, investigadores y jueces haciendo su “trabajo” a través de un smartphone opinando, infiriendo, criticando, determinando, juzgando… ¿En qué momento la gente perdió los límites y se cree con derecho a todo? Sigue leyendo

Cuando la muerte nos obliga a estar en silencio

Foto: Freepik.esNo decir nada a veces permite escuchar(te) mejor. 

Después de haberme habituado a escribir con algo de periodicidad en este blog tras haberlo retomado con el deseo de decir mucho por aquí, hace un mes volví al silencio.  En estas semanas varios fallecimientos (no en mi familia, gracias a Dios) y otros hechos hicieron que me alejara de muchas cosas para poder pensar mejor.  Creo que fue lo mejor.

Sigue leyendo

Hacer lo que se quiere sin hacerle daño a nadie. Lo que intentó Cayetana. Lo que no logró Isabel.

Foto: Poprosa.com
La Duquesa de Alba, poco después de casarse por tercera y última vez.

A veces, mirar a otros puede ser la mejor manera de verse a uno mismo.

Hoy he recordado la vez que estaba en casa de una tía y encontré una revista Hola! de la que me llamó la atención su portada, en la que aparecía una mujer de vacaciones que irradiaba felicidad -aunque poco buen gusto al vestir, según mi tía-: era Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, la célebre Duquesa de Alba.  De ese momento también recuerdo que en la televisión hablaban de la muerte de Paquirri, el importante torero que dejaba viuda a la famosa cantante Isabel Pantoja.  Y ahora, 30 años después, son noticia nuevamente y vuelven a llamar mi atención.  Sigue leyendo

Amanda Bynes, Robin Williams, and the Spectacle of Mental Illness

Let's Queer Things Up!

Internet, we need to have a talk.

I’ve had a number of readers ask why I’ve neglected to write about Amanda Bynes this last year. It’s simple, really. I don’t believe that celebrities are “fair game,” and that, when they have very human and very difficult struggles, I should capitalize on those things by writing an article, however well-intentioned. I believe they are deserving of privacy and respect, by virtue of their being people.

However, I’m making an exception here, because in the midst of the negative and callous press that Bynes has received, I think it’s time we had a chat about it from a different perspective. And then, after we’re done, I think it’s time we stop speculating about it altogether. Deal?

First and foremost, there is no way for us to know what, if anything, Bynes has been diagnosed with. The family has denied schizophrenia and bipolar…

Ver la entrada original 1.141 palabras más