Feliz 2015

Que este sea un año lleno de muchas oportunidades para ser feliz.  Un fuerte abrazo a todos.

Anuncios

Las 15 cosas que aprendí en el 2014

Set-of-Rising-Hands-BackgroundNunca es tarde para aprender.  Mejor si es sobre uno mismo. 

Estas fechas que marcan finales e inicios nos ponen a reflexionar.  Siempre le he huido a eso, pero esta vez me lo puse como ejercicio de escritura.  Esto es lo que aprendí este año.

1. He llegado el momento de empezar a lidiar con la muerte de mis seres queridos.  Todos hemos crecido y muchos ya han envejecido.

2. El tiempo a solas no significa soledad.  Sino oportunidades para conocerse a uno mismo, para escucharse, para entenderse, para lidiar con los fantasmas del pasado, enfrentarlos, derrotarlos o aprender a vivir en paz con ellos.

3. Hay amigas que duran para toda la vida y otras que forman parte de una etapa de la vida.  Las mías pertenecen al segundo grupo y eso no hay que forzarlo.  Es mejor guardar intacto el recuerdo de los momentos vividos para reírse de ellos en los reencuentros.

4. Es posible ser el “oráculo de Delfos” de un ex sin ningún interés romántico de por medio.  A una persona que has querido mucho y con la que terminaste una relación en buena forma no hay que negarle un buen consejo.

5. Terminar algo que quedó inconcluso en el pasado puede ser el inicio de una nueva inquietud, de una nueva oportunidad, de un nuevo interés.

6. No hay que tener miedo de buscar a los amigos del pasado.  Hay que intentarlo.  Muchas cosas buenas pueden salir de ahí.

7. Redecorar y hacer acogedora la habitación en la que duermes puede hacerte sentir mejor de lo que esperabas.  Un lugar lindo con las cosas que te gustan te animan al despertar y te tranquilizan al acostarte.

8. Llorar viendo una película o un programa de televisión sin una razón aparente puede ser liberador y revelador.  Gracias al cielo que he empezado a producir lágrimas.

9. Aunque no esté entre tus sueños ser madre,  unos niños (sobrinos, hijos de las amigas u otros) pueden ayudarte a descubrir cosas que no te imaginabas, a sentirte querida y a reafirmar que no tienes vocación materna.

10. No tiene nada de malo tener “obsesiones” televisivas.  Seguir una serie, saberlo todo de ella y de sus personajes, sufrirla y vivirla puede ser el inicio de conversaciones con otros y te ayuda a descansar momentáneamente de tu realidad.

11. Los blogs son un mundo realmente interesante en el que quiero adentrarme más.

12. Hay miedos que sí pueden vencerse, no importa si toman años.

13. Un día a la vez es una frase que tiene más sentido del que parece.

14.  Aunque disfrute mi vida conmigo y cada día le halle más sentido a mi soltería, no tengo miedo de decir que espero encontrar a mi gran amor, a mi compañero de vida para crecer, aprender, viajar por el mundo y envejecer juntos.  Pero tampoco tengo miedo a que nunca llegue.

15.  Hay cosas que sencillamente ya fueron y no serán más.  No solo hay que cerrar ciertas puertas, sino ponerles seguro y tirar la llave.  Y olvidar dónde la tiramos.

…Y la lista puede seguir porque nunca antes he sentido que haya aprendido tanto como en este 2014 y eso me hace muy feliz.