Confinamiento. Coronavirus. Día 1.

Quedarse en casa sin poder salir puede ser complicado (si compartes con gente difícil, por ejemplo), agobiante (si es un espacio que brinda pocas facilidades de movimiento, de descanso o similares), triste (si no lidias bien con la soledad), y muchos otros términos que se aplican según las condiciones, el estado de ánimo, el número de días y más.

Pero no olvidemos algo: estamos en casa con comida (de la nutritiva y de la chatarra), servicio a domicilio (para alimentos, medicinas y otras cosas), comunicaciones (televisión, celular, internet), servicios básicos (agua, luz eléctrica, teléfono, alcantarillado, recolección de basura), con productos de higiene (papel higiénico, jabón, cepillo y pasta dental, desodorante, toallas sanitarias, shampoo y más), entretenimiento de lo más variado (Youtube, redes sociales de todo tipo, Netflix y otras plataformas de streaming, juegos de video, apps, descarga de libros digitales y un largo etcétera), y algunas comodidades adicionales, como aire acondicionado, por solo nombrar una. Además, con resguardo policial y militar en las calles o servicios de seguridad privados. 

Hace solo unas décadas muchos tuvieron que quedarse en casa sin saber hasta cuándo, sin todo lo que tenemos hoy, y con bombas cayendo sobre ellos.  

Actualmente, en otros países, hay quienes viven así. Sin salir, sin nada con lo que contamos, y en medio de una guerra sin fin. 

¡Tenemos todo! Pero hacemos drama. 

No tenemos perspectiva. Y somos egoístas. 

Solo hay que quedarse en casa. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s