“Hace tanto que nadie me coqueteaba”

Una mujer bonita no coquetea, simplemente sonríe.  (Marilyn Monroe)

Un compañero de trabajo de una amiga ha empezado a coquetearle.  Le escribió por WhatsApp por un asunto laboral y de pronto sus mensajes adquirieron cierto tinte “amigable”, diferente a lo habitual.  Respetuoso, pero diferente a lo habitual.  A ella él siempre le ha parecido guapo, así que cuando nos lo contó al grupo de amigas nos emocionamos más que ella misma y la presionamos a que nos dijera qué iba a hacer: “No se me ocurre nada.  Me he puesto nerviosa. Hace tanto que nadie me coqueteaba”.  Así como el cuerpo se oxida cuando no se ejercita, ¿se oxida también la capacidad de reacción ante un poco de flirteo?

Primero, un poco de contexto.  Mi amiga ha tenido varias relaciones algo tormentosas y, afortunadamente, todas terminaron antes de causar más estragos.  Por varios motivos ha estado alejada del mundo de las citas y no ha pasado más allá de suspirar por algún sujeto que se cruzaba por su camino.   En más de una ocasión ha dicho que está preparada (yo diría que un poco apurada y ansiosa) para su próxima relación, a la que yo creo que le va a apostar todo porque quiere casarse pronto y formar una familia.  Por eso creo que me sorprendió un poco su respuesta sincera de no saber qué hacer ante tantos años de inactividad en el mundo del coqueteo.  Confieso que me dio algo de ternura su tono de preocupación.

Y luego pensé: si yo tengo más tiempo que ella “fuera del mercado”, “fuera de circulación”, ¿sabría qué hacer?  La respuesta es no.   Mi historial amoroso es bastante limitado y, aunque por eso no puedo hablar mucho, haber escuchado, leído y entrevistado a tanta gente sobre el tema de las relaciones me da un poco de elementos para hablar.  Ojo, no digo que me hace experta en el tema, pero al menos trato de opinar sin el tono subjetivo que te da hablar desde la propia experiencia.

Siempre he sido reservada y cauta cuando de romance y relaciones se refiere.  Es más, soy bastante “torpe” para darme cuenta de si alguien me está coqueteando, pero lo noto cuando le ocurre a otro.  Sin embargo, veamos lo que dice una experta, Tracey Cox, sexóloga que ha publicado las 11 señales del lenguaje corporal masculino del hombre que coquetea y que han sido replicadas por varias páginas en la web:

  1. Aproximación: el sujeto en cuestión se inclina hacia una, de forma sutil u obvia, para dar a entender que quiere estar más cerca.
  2. Intensidad en la mirada: según Cox, el hombre interesado enfoca su mirada y atención en su objetivo.
  3. Caricias y toques: cada vez que le sea posible, tratará de tocar, acariciar o rozar a la mujer que le gusta.
  4. Risa y sonrisa: aunque los chistes sean malos, el hombre interesado en una mujer se ríe de lo que ella diga.  Lo importante es notar si esa risa es sincera, esa es la clave para saber si su interés es genuino.
  5. Imitación:  esto suele ser inconsciente; cuando el hombre repite las sonrisas, los movimientos y los gestos de la mujer y acorta la distancia con ella, está interesado y coquetea.
  6. Presencia continua: no siempre es casualidad encontrarse a alguien en todas partes, puede ser que el intenta establecer contacto.  Es su forma de coquetear.
  7. Nerviosismo: ¿quieres saber si le interesas y está haciendo el esfuerzo por coquetear? Mira si le sudan las manos, tartamudea, tiene movimientos repentinos…
  8. Conversador: si él inicia la charla y se esfuerza por mantenerla (sin hablar solo de él), es señal de deseos de conquista.
  9. Apuntar al objetivo: cuando un hombre coquetea, inconscientemente sus manos,  piernas, pies o dedos apuntan hacia ella, pues es lo que le interesa.
  10. Buena postura: mantener el cuerpo recto o erguirse apenas ve a una mujer es señal de coqueteo o interés porque quiere causar buena impresión.
  11. Celos: si la mirada siempre está puesta en la mujer, se molesta cuando otros coquetean con ella y se siente incómodo cuando ella habla con otros hombres, este sujeto tiene interés, cuida a esa mujer, le gusta y le coquetea.

Leyendo lo que dice la señora Cox, no me queda más que asegurar que nadie me coquetea hace tiempo.  ¿Seré yo el problema o los hombres están dejando de lado el ritual de conquista?  Creo que un poco de ambas, aunque en temas de lenguaje corporal hay cosas que nunca cambian.   Quizás será mejor averiguar qué hará mi amiga y no darle mayor consejo (jajajajajaj).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s