Histeria colectiva. ¿En qué momento perdimos la cordura?

El derecho de uno termina cuando empieza el del otro. 

En la madrugada de ayer en Ecuador falleció una cantante popular y eso ha sido tema de conversación de mucha gente.  Ella, junto con su esposo y el hijo de ambos, iba en la carretera costera y en un confuso hecho fue atropellada, tras haber abandonado el auto que conducía.  Una pérdida lamentable porque -más allá de que no me gustara su música ni estilo- es una madre, una hija, una hermana, una esposa, una amiga, una mujer la que ha muerto.  Lo curioso en todo esto es que hoy han aparecido decenas, cientos y quizás miles de policías, investigadores y jueces haciendo su “trabajo” a través de un smartphone opinando, infiriendo, criticando, determinando, juzgando… ¿En qué momento la gente perdió los límites y se cree con derecho a todo?

A través de amigos y periodistas sé que el tema ha puesto a muchos a hablar.  De pronto, la mayoría decidió que el esposo de la fallecida artista era el sospechoso/culpable de la muerte.  Han hablado de golpes y de una pelea mientras iban en el viaje, dijeron que él la empujó del auto en movimiento… hasta el Ministro del Interior, José Serrano, escribió en su cuenta de Twitter que “podría tratarse de un femicidio”, lo que generó más comentarios del mismo tipo.

Las redes sociales no han parado en todo el día y muchos medios de comunicación se han encargado de replicar lo que allí aparece.  Esto no ha hecho más que darle fuerza a los usuarios de estas redes para decir de todo, opinar libremente, condenar sin pruebas al esposo de la cantante, declararlo culpable, asegurar que tiene cara de culpable a propósito de una foto en la que el sujeto no sonríe para nada, etc.    Incluso sé de personas que se han molestado en chats entre amigos por el simple hecho de que alguien no apoya la histeria colectiva y no se pone en contra del “sospechoso/culpable”.

Lo peor de todo:  en una página web que nunca antes había visto, dedicada a dar información, un periodista mostró un collage con fotos del accidente, del vehículo, del lugar del hecho y de la cara de la difunta.  ¿Con qué derecho toma y difunde fotografías del cadáver de esta mujer?  Y más lamentable aún, ¿por qué la gente empezó a hacer circular por redes sociales y chats esas imágenes?

¿En qué momento la gente perdió la cordura?  ¿Por qué la gente se cree con derecho a todo: a inmiscuirse, a hablar sin fundamento, a condenar sin analizar o conocer?

Mañana los programas de farándula -que también se creen con derecho a todo a propósito de la excusa de que informan- hablarán sin parar del tema.  Lo harán por toda la semana.  Y juzgarán también.  Y condenarán también.  Y muy a la ligera.  Y seguramente armarán todo un show paralelo al sepelio y entierro, entrevistando a amigos, conocidos y otros miembros de la “farándula local”, y a personas que no tienen nada que ver con el asunto, pero que la involucrarán porque sí.   Hasta me atrevo a pronosticar que en un tiempo alguno de estos espacios televisivos presentarán una entrevista a la hija de la artista en que la harán contar “toda la verdad” de lo sucedido, desenmarañando dramas familiares que en todos los hogares existen, pero que aquí servirán para darle más color a la historia y más rating al programa.

Sin ningún afán aleccionador ni de conclusión ni de salvación moralista, hay que detenerse a pensar en cómo no ser parte de la histeria colectiva, en cómo no dejar que los medios nos envuelvan en ella, en cómo no permitirles que se crean con derecho a traspasar los límites ni hacernos creer que tenemos derecho a traspasarlos.

*A esta hora, el Ministro del Interior, vía Twitter, señala que el “Fiscal instruye por homicidio a cónyuge y Juez dicta prisión preventiva. Juez y Fiscal de tránsito no les salió el plan” —≥ no sé qué quiere decir con la última frase.

**Por su parte, el Fiscal General señaló por la misma red social que se investigará quién fue la persona que filtró y difundió fotos de la fallecida, agregando que esa es una violación a la intimidad que se sanciona con prisión de 1 a 3 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s