Mujeres sin filtro Vs. The Perfect Body

Imagen de la campaña #MujeresSinFiltro desarrollada por Dove en España
#MujeresSinFiltro de Dove España
Imagen de la campaña The Perfect Body desarrollada por Victoria's Secret en Estados Unidos.
The Perfect Body de Victoria’s Secret

La belleza es subjetiva.  La perfección también. 

Hace un par de semanas leí sobre la campaña #MujeresSinFiltro de la marca Dove en España, en la que alentaba a las mujeres a publicar en Instagram -usando dicho hashtag o etiqueta- una fotografía suya al natural: sin maquillaje, sin retoques fotográficos, sin los famosos filtros.  Me pareció interesante y me sorprendió gratamente ver la buena respuesta de esta iniciativa, pues confieso estar en el grupo de las que ni siquiera se hace selfies por timidez.

En aquellos días, también vi un nuevo anuncio de la firma de lencería Victoria’s Secret, The Perfect “Body”, que presenta a diez modelos en ropa interior dando a conocer los distintos tipos de prendas que ofrecen para las diferentes necesidades del cuerpo de la mujer. Es una de aquellas fotografías muy típicas de la marca con el lema de cuerpos perfectos sobrepuesto.  Lo único que pensé en aquel momento fue “si me viera así, lo compraría” y lo dejé pasar.  Pero me sorprendí, un poco después, al leer que tres estudiantes británicas habían ido más allá de mi absurdo pensamiento y habían emprendido una campaña en contra de dicho anuncio, en la que exigían a Victoria’s Secret disculparse y retirarlo por transmitir un mensaje poco saludable y dañino.

Desde entonces no he dejado de pensar en la propuesta de Dove y en la de Victoria’s Secret y en cuánto influyen estas a la hora de la toma de decisiones para comprar sus productos.  No tengo ni remotamente una idea de cuántas mujeres optan por comprar productos Dove gracias a su iniciativa, pero sí he sido testigo de cómo se vuelcan a adquirir la lencería, el maquillaje, los productos de cuidado personal y otros artículos que tiene Victoria’s Secret en venta.   Personalmente, no compro nada de la primera firma porque no me gusta la sensación cremosa que queda en mi piel, aunque sé de mucha gente que le encanta.  Y de la segunda, desistí hace años por no encontrar el brassier “perfecto” que me quedara bien (esa es una historia que contaré en algún momento), a pesar de que sí suelo comprar pantys (aquellos de las mesas de 5 por $25).

Al sentarme a escribir esto me entero de que la iniciativa de las tres jóvenes inglesas tuvo éxito: han reunido más de 25 mil firmas a través de Change.org y Victoria’s Secret ha cambiado el texto de su anuncio (puedes leer más en este artículo de The Huffington Post en español aquí).  Sin embargo, estas chicas -que han encontrado cabida también en los medios de comunicación- continúan con su campaña porque exigen una disculpa de parte de la empresa estadounidense.

Una de las imágenes publicadas por las decenas de mujeres que se sumaron a la campaña #MujeresSinFiltro a través de la cuenta de Instagram de Dove España.
Una de las imágenes publicadas por las decenas de mujeres que se sumaron a la campaña #MujeresSinFiltro a través de la cuenta de Instagram de Dove España.

He escuchado y leído por años a mujeres quejándose de cómo se distorsiona la imagen de la mujer, de cómo los medios solo presentan a mujeres irreales, de cómo los diseñadores únicamente incluyen a delgadísimos maniquíes humanos en sus pasarelas y muchas cosas más. Yo misma lo he hecho. Pero ¿realmente hacemos algo más que quejarnos y opinar sobre esto? Quizás si así como masivamente las mujeres vamos a comprar los productos de una empresa que le hace daño a la imagen femenina dejáramos de hacerlo y dijéramos por qué, posiblemente algo pasaría.  Pero esto va más allá: también es tiempo de no dejarnos engañar, de no dejarnos influenciar, de no dejarnos deprimir, de no dejarnos molestar, de no dejarnos convencer.

Es tiempo de que no nos importe (y no nos afecte) no vernos así como “la chica del anuncio” y es tiempo de dejar el miedo a estar en el grupo de #MujeresSinFiltro.  Es tiempo de reconsiderar las cosas.  Es tiempo de quererlas cambiar y hacer algo por ello.  Frances Black, Gabriella Kountourides y Laura Ferris, las tres chicas ingle, de desas, ya encontraron el momento.

*Ahora quiero ver si Victoria’s Secret se disculpa.

**Si quieres firmar la petición hecha a través de Change.org, ingresa aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s